Argentina

Homenaje a Oscar Forcini luego de 42 años de servicio sanitarista

Fue reconocido por el directorio de ABSA en su último día de trabajo

El directorio de ABSA reconoció a Oscar Forcini por su trayectoria en la empresa, el viernes 29 de abril en su último día de trabajo luego de 42 años de servicio. La cordial reunión se realizó en el edificio directorio y estuvo encabezada por el presidente de ABSA, Raffaelle Sardella. El encuentro sirvió para recordar anécdotas de la vida de Forcini, que en gran parte dedicó al trabajo sanitarista en la planta Donato Gerardi de Ensenada.
También hubo tiempo para el brindis y para la entrega de una plaqueta, una carta y un obsequio de manos del presidente de ABSA y en nombre de todos los compañeros. “Este reloj es para que cuentes el tiempo que vas a tardar en volver a estar con nosotros en la empresa”, simbolizó Sardella al entregar el regalo.

En relación al paso de Forcini por ABSA, Sardella reflexionó que “a las personas no solo les queda el cariño que han recibido sino también la información que se les deja. Por eso queremos que el conocimiento y la vitalidad no se vayan con vos sino que queden en la institución, porque la vida de una persona como la de las empresas tienen una historia que evoluciona, pero también se mantiene la vocación de disciplina y la cultura”, le dijo a Forcini.
En ese sentido, al referirse a la nueva gestión, el presidente de ABSA aclaró que “si bien nosotros somos recién llegados, sabemos que nos trajo acá la voluntad de hacer algo distinto. No vinimos a no hacer nada, vinimos a hacer mucho y a dejar mucho”.

Del encuentro también participaron el vicepresidente de ABSA Luis Bouzon, el director de administración y finanzas, Pablo Porreca, el director gremial Hugo Domínguez, el sindico Claudio Criscio y el jefe de la planta Donato Gerardi, Roberto Fernández, entre otros.
“Me llevo la tranquilidad de haber siempre puesto voluntad y ganas en mi trabajo en la planta que, como siempre digo, es el corazón de ABSA”, dijo Forcini, que empezó a trabajar como sanitarista en abril de 1973. Comenzó en las cuadrillas, en el lavado de decantadores y de filtros, “en invierno con los dedos duros”, recordó. También se desempeño haciendo los trabajos de mantención de la planta y cargando las bolsas de cal y sulfato, hasta que pasó al taller donde ganó en conocimiento de la labor sanitarista.

A los 63 años, Forcini cumplió más de cuatro décadas dedicadas a un servicio esencial para la comunidad y lo hizo como el primer día. “El lunes que llovía dudé de ir a trabajar pero me levanté, agarre la bicicleta y me dije `está es la última mojadura´, porque siempre estuve listo para el trabajo”. Tan es así, que en la charla surgieron varias anécdotas de Oscar en la planta. Entre otras, recordó que sus hijas, que hoy pasan los treinta, nunca olvidaron cuando en un Día del Padre en familia, Oscar recibió una llamada para arreglar un caño roto. “Estaba haciendo el asado, pero enseguida les dije a las chicas `ustedes muevan las brasas que yo ahora vengo’, me subí a la bicicleta y hasta que no arreglé ese caño no volví”, relató Forcini, amante de la pesca y la cocina.

luis-bouzon
luis-bouzon
luis-bouzon
luis-bouzon
Etiquetas
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close