Argentina

Raffaele Sardella informó que ABSA invirtió $5.550 millones en obras que están en ejecución

La empresa Aguas Bonaerenses (ABSA) anunció que las inversiones en ejecución de saneamiento y potabilización ya superan los 5.500 millones de pesos, lo que permitirá asegurar un progresivo mejoramiento del servicio que presta en 79 distritos de la provincia, en particular a través de dos obras emblemáticas en las ciudades de La Plata y de Bahía Blanca.

Así lo aseguró el presidente de ABSA, Raffaele Sardella, y explicó que «con el aporte de la provincia más los excedentes generados por la empresa se pudo sostener un plan de obras en este 2017 con 5.500 millones de pesos de proyectos en ejecución, de los cuales hay dos que representan la mitad de este monto».

El mayor de los proyectos es el reacondicionamiento y ampliación de la Planta Potabilizadora Donato Gerardi, en la localidad bonaerense de Punta Lara, que demandará una inversión de 1.229 millones de pesos y 24 meses de obra hasta mediados de 2019, con lo cual se podrá optimizar el servicio que presta a 800.000 habitantes de La Plata, Berisso y Ensenada.

El objetivo de estos trabajos es «aumentar en un 50 por ciento la producción de agua al pasar de 10.000 a 15.000 m3/hora, con el cambio de todas las instalaciones eléctricas, la puesta en valor de todas las piletas de sedimentación, la instalación de sistemas más modernos que incluye la automatización de procesos para la potabilización de agua», explicó Sardella.

La otra obra ya iniciada es la construcción de la Planta Depuradora Primera Cuenca que permitirá a la ciudad de Bahía Blanca contar con la primera planta de tratamiento de líquidos cloacales, déficit de servicio que fue motivo de varias denuncias penales por contaminación de ría y para la cual la actual gestión de ABSA retomó una licitación lanzada por el gobierno anterior.

«Por la urgencia de la obra decidimos seguir adelante lo que hizo la otra gestión, y en pocos meses concretamos la adjudicación de una obra clave que dará solución definitiva a la problemática bahiense», aseguró Sardella, en referencia a los trabajos que demandarán 1.089 millones de pesos y debería estar concluida en el primer semestre de 2019.

Otras dos grandes inversiones iniciadas este mes son los programas de renovación de 60.000 metros de cañerías en la ciudad de Bahía Blanca, por 1.162 millones de pesos y un plazo de ejecución de 24 meses; y otros 100.000 metros de cañerías en la región de La Plata, Berisso y Ensenada por 1.258 millones de pesos y mismo plazo de ejecución.

El plan de obras de la empresa también incluye el Acueducto Norte La Plata, por 83 millones de pesos; la ampliación de la Planta Depuradora de General Rodríguez, por 389 millones; el mantenimiento de la Planta Depuradora de Tercera Cuenca, por 25 millones; y la terminación de la Planta Depuradora de líquidos cloacales de Punta Alta, por 60 millones, entre otras.

Más allá de las obras en marcha, Sardella explicó que «la actual problemática son los cascos urbanos de los 52 municipios en que abastece ABSA y que en muchos casos están colapsados por falta de mantenimiento de instalaciones y cañerías», por lo cual la nueva gestión decidió «primero invertir en obras imprescindibles para recuperar las prestaciones básicas».

En ese contexto, la empresa reconoce que la próxima etapa de inversiones – para la cual ya hay proyectos por más de 2.200 millones de pesos – es ampliar el servicio a muchas localidades que presentan problemáticas disímiles y con crecimientos poblaciones en las últimas décadas que no fueron acompañados por la infraestructura de agua y saneamiento.
«Las ampliaciones las podremos hacer sólo a partir de lograr un alto nivel de confiabilidad en las instalaciones existentes, es decir asegurando la producción de agua y la depuración del agua cloacal», enfatizó el directivo de la empresa bonaerense.

En esa búsqueda de confiabilidad, Sardella destacó que la empresa logró «desde enero de 2016 reducir de 90 a 15 días la resolución de reclamos por inconvenientes en la prestación del servicio, y al mismo tiempo reducir del 90 al 30 por ciento los reclamos por temas operativos» por lo que hoy el 70 por ciento de los planteos son por cuestiones administrativas.

Respecto a la situación económica y financiera, la empresa obtuvo «en promedio una baja de hasta el 35 por ciento en los costos vivos de proveedores y avanzó en una reestructuración importante en la organización que la hizo mucho más productiva y eficiente», detalló el directivo al destacar que se logró saldar un pasivo de 800 millones de pesos que dejó la anterior administración.

«Hemos producido un hecho insólito en ABSA, que fue cerrar 2016 con el primer balance positivo de la empresa y este año volverá a cerrar con balance positivo, algo que nunca se logró en la historia de la compañía y que permite contar con excedentes que son reinvertidos y aplicados a nuevas obras», agregó al mencionar el aporte que la provincia realiza por 1.000 millones de pesos para infraestructura y que hasta el año pasado se destinaban en un 90 por ciento al pago de salarios.

Etiquetas
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close