Raffaele Sardella

Raffaele Sardella recorrió once países en nueve meses con el objetivo de llegar a México para una entrevista laboral. Su travesía quedó plasmado en un libro de viaje

Cuando a Raffaele Sardella se le terminó su contrato de trabajo en Argentina, comenzó a buscar un nuevo puesto en el exterior del país, como forma de ampliar sus horizontes. Este biólogo, recibido en la Universidad de Buenos Aires y con un doctorado en Neurociencias en Barcelona, recibió entonces una oferta de un laboratorio mexicano. “El lugar tiene todo lo que una persona como usted busca para desarrollarse, pero quiero que nos conozca”, le dijeron.

La entrevista laboral suponía, entonces, viajar al país del norte y eso decidió hacer Raffaele. Pero contra todos los pronósticos, este científico no compró un pasaje directo desde Ezeiza al Distrito Federal, si no que hizo cuentas, alquiló su departamento en Buenos Aires y se largó a viajar hacia México como mochilero, a través de distintos países del continente americano.

Raffaele Sardella recorrió Bolivia, Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y México, con poca plata y conociendo el interior profundo de cada uno de esos lugares, sus gentes y sus culturas.

Atravesó ciudades y aldeas, ríos y selvas. Se zambulló en cascadas, exploró profundas grutas y conoció nuevos compañeros de viaje. Además, visitó chamanes en poblados indígenas, probó sustancias alucinógenas, zafó de ser estafado y durmió en una habitación que alguna vez ocupó el Che Guevara. También convivió con hippies en una cuasi armoniosa comunidad y fue diplomáticamente rechazado en un poblado menonita. Todo eso en nueve meses.

Close